sábado, 1 de diciembre de 2012

Lope de Figueroa: El Tercio de Granada

| | 0 comentarios


Lope de Figueroa y Barradas fue uno de los grandes soldados que dio España. Nacido en la ciudad de Guadix (Granada) en torno a 1542, siendo el segundo hijo de Francisco Pérez de Barradas, señor de Graena y descendiente, por línea materna de Fernando III el Santo.

A la edad de los dieciséis años, en 1558, se escapa de casa para alistarse a los tercios, en concreto en el de Lombardia, en el que pronto ascendió a capitán debido a su valor en combate.

Los hechos bélicos en los que se vio involucrado fueron muchos y muy diversos, puesto que intervino en la conquista de la isla de los Gelves, batalla en la que fue hecho prisionero y pasó 3 años de cautiverio en una galera turca.

Igualmente intervino en la toma del Peñón de Vélez de la Gomera, en la toma del Castillo de Istria y en el socorro de Malta de 1564.

Lope de Figueroa no sólo destacó en las expediciones navales, sino también en tierra y así en Flandes intervino destacadamente en las batallas de Gemmingen y de Jodoigne bajo las banderas de los tercios del Duque de Alba.

Tras la sublevación de los moriscos en las Alpujarras, Lope de Figueroa solicitó a Felipe II la asignación de un tercio y su participación en la guerra contra los moriscos, cosa que fue otorgada, creándose el “Tercio de Granada”, el cual luchó en las Alpujarras granadinas contra los moriscos al mando de Juan de Austria, interviniendo en la toma y destrucción absoluta de la ciudad de Galera, asalto en el que fue herido. También fue herido en Serón, herida que le provocaría una cojera para el resto de su días (junto a él fue herido Juan de Austria, el cual salvó milagrosamente la vida). Poco después entraban en Tíjola, cayendo posteriormente Andarax.

Al finalizar la guerra fue nombrado jefe de los presidios de la costa de Granada, encomendándose la misión de capturar a los moriscos huidos e impedir su paso al norte de África. Finalizada esta misión, su tercio, el conocido como “Tercio de Granada o de Figueroa” paso a encuadrarse en la armada de Juan de Austria que combatió con tanto éxito en la batalla de Lepanto, peleando en la galera real al lado del mismo Juan de Austria. Por el valor demostrado en el combate de él y de la gente de su tercio, fue el encargado de llevar a España la noticia oficial de la derrota del turco en Lepanto.

Igual de destacada fue su participación en la toma de la isla portuguesa de Terceira, esta vez bajo el mando de otro granadino, don Álvaro de Bazán.

Murió sin descendencia en Monzón, aunque su legado no sólo quedó adscrito a los hechos de armas, sino que su figura fue recogida en múltiples obras literarias, siendo la más famosa de ellas la de “El alcalde de Zalamea” de Calderón de la Barca.

Como dato anecdótico hay que citar que no se conserva (ni se conoce) retrato alguno de este personaje  las únicas representaciones de su persona son un par de estatuas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Aviso automático de actualizaciones

 
Contacto Twitter Facebook